HOME TURISMO DEPORTES PROTAGONISTA TECNOLOGÍA CONTACTOS  
 

Análisis


EMPRENDIMIENTO Y APRENDIZAJE


TEMAS SUGERIDOS

OMAERE

Conozca sobre la NUBE
 
 
 


 
 

 

Con sabiduría desde hace mucho tiempo se ha dicho "todo se mueve y cambia, nada llega para quedarse". Nunca debemos olvidar que la realidad es certidumbre e incertidumbre a la vez, y que, en medio de esa dinámica, es tan posible el éxito como el fracaso, pues todo depende de lo que se hace y de lo que se deja de hacer.

El emprendedor no debe quedarse estático ni conformarse con lo que ya ha logrado, puesto que el progreso no se detiene y la modernidad es una poderosa corriente que no deja de innovar. No importa el tamaño de la empresa, todas deben innovarse y cambiar. Ponerse a tono con las tendencias y la moda es una necesidad vital de primer orden. El refrán popular dice "al camarón que se duerme, le lleva la corriente".

En torno al emprendimiento son muy importantes los siguientes seis puntos:

1.- Abrir la mentalidad al cambio. Los desafíos del mañana no admiten quejas ni lamentos. La nostalgia es un sentimiento muy arraigado en quienes se resisten al cambio y tratan de anclarse en el recuerdo del pasado. Sin embargo, el ritmo de la vida moderna es tan febril e inusitado que resulta inútil cualquier intento por frenarlo.

2.- Informarse de los cambios que se suscitan en todos los ámbitos, a fin de conocerlos y convertirlos en oportunidades para innovar el propio emprendimiento. La información siempre ha sido indispensable para dar un paso hacia adelante. Sin el suficiente conocimiento del entorno y de los peligros y amenazas, el ser humano es vulnerable.

Profesiones y negocios que antes eran indispensables para atender los requerimientos sociales de su época, han dejado de existir debido al progreso, tal es el caso de los taquígrafos y los telegrafistas. En cambio, el desarrollo de la ciencia y la tecnología abren amplias puertas a la iniciativa emprendedora. Aferrarse al pasado no tiene sentido, la visión de futuro es indispensable.

3.- Convertir a la idea inicial en proyecto viable. La idea es fundamental y debe ser concretada en objetivos de largo, mediano y corto plazo, del mismo modo que debe formularse el plan de trabajo que permita desplegar los esfuerzos, las actividades y las relaciones indispensables. Desde luego, junto a la planificación es necesario cultivar la capacidad de improvisar ante las eventualidades que suelen suscitarse.

Para el ímpetu emprendedor la experiencia es tan importante como la iniciativa audaz. En la experiencia vibran las lecciones extraídas de la práctica realizada en el pasado, mientras que de la intrépida iniciativa brota la cautivante sorpresa que atrae y fascina. El pasado y el futuro se funden en la mágica creatividad del presente.

4.- Comprender que todo emprendimiento exige organización, disciplina y compromiso. El trabajo en equipo esencial y básico para triunfar. Las capacidades y talentos humanos son variados y complementarios. El liderazgo del emprendedor se consolida y proyecta en la medida en que promueve la armonía entre sus colaboradores.

5.- Valorar debidamente la importancia del error, puesto que en todo lo humano siempre existe la posibilidad de equivocarse. Lo importante es mantenerse atento para identificar el desacierto y corregirlo tan pronto como sea factible. La evaluación es tarea permanente. El exceso de confianza y el descuido pueden llegar a ser fatales. Cada error deja lecciones; estudiar sus causas y consecuencias es vital. No se trata de buscar culpables sino de aprender para volver a empezar cuantas veces sean necesarias. Un viejo adagio enseña que "Nunca se deja de aprender", en la perseverancia está el secreto del éxito.

Para el auténtico emprendimiento cada día es un nuevo empezar, en él confluyen el entusiasmo que empodera y el desafío que pone a prueba el coraje. Con el amanecer del nuevo día viene la incertidumbre de lo probable y al finalizar la jornada llega la satisfacción del deber cumplido. En el día a día del emprendimiento confluyen el querer y el deber del mismo modo que el poder y el hacer. En cada detalle del día trabajado se revelan el indoblegable espíritu de lucha y la serena madurez del emprendedor que no confunde lo urgente con lo importante ni lo superficial con lo esencial.

6.- El estudio del mercado. Los bienes y servicios que el emprendedor brinda tienen como propósito atender las necesidades de la colectividad. El emprendimiento es el punto de encuentro que en él conectan, se complementan los aportes y los requerimientos de los miembros de la comunidad.

 

Por: César Augusto Alarcón Costta.

 




 

Tweets por el @emprendedorEC.  
 











Derechos Reservados 2015 REVISTA DEL EMPRENDEDOR ECUATORIANO. Prohibida su reproducción total o parcial, sin autorización escrita de su titular.

9 de octubre 1212 y Colón Telf: 2547 873 / 02255 2189 Quito - Ecuador